| Follow Us: Facebook Twitter Youtube RSS Feed

Southeast Community - Español

Features

El racismo en Grand Rapids: Una pugna constante en contra de la opresión sistemática

Traducción al español gracias a Nelly Jordán de Flores.
Ayuda editorial provista por Andres Abreú, Editor del Vocero Hispano
To read this article in English click here.
Lisa Matthews with grandson

Taffy Dickerson

Lisa Matthews

Políticas de racismo y prejuicio, continúan siendo el impedimento de acceso económico y de salud para la comunidad de Madison Square. A pesar de esto, los mismos se estan fortaleciendo unos a otros para vencer el racismo.  
"Si tú no tienes ese ingreso, no puedes tener acceso a las necesidades básicas. Tus facturas nunca terminan, pero tu dinero sí se termina," dice Taffy Dickerson, consejera profesional y asistente administrativa de Seeds of Promise (Semillas de Promesa) y activista comunitaria de los vecindarios del Sureste de Grand Rapids.
 
Lo que Dickerson describe es la supervivencia dentro de las cadenas de la pobreza. Con un ingreso familiar de $27,016 dólares y $13,935 al por cabeza al año, de acuerdo a los datos obtenidos del Dorothy A. Johnson Center for Philanthropy en Grand Valley State University, y donde el 65.8% de inquilinos gastan más del 30% de su ingreso en pago de renta, los residentes del Sureste constantemente se enfrentan con la difícil decisión de a qué necesidad básica tienen que renunciar este mes.  Lisa Matthews, de 54 años, residente del vecindario de Madison Square y encargada del cuidado de su nieto, cada mes tiene que escoger el pago de qué facturas podrá retasar para poder cubrir otras necesidades básicas para ella y el pequeño.
 
"Tenemos que escoger si vamos a alimentar a nuestros hijos, pagar las facturas, o pagar a una niñera. No deberíamos tener que hacer cosas como ésas en esta comunidad," dice Matthews. La experiencia de Matthews es representativa de las estadísticas del condado: los afroamericanos constituyen el nivel más alto de desempleo en el condado, de acuerdo al reporte "El alto costo de la desigualdad" del 2015 del Departamento de Derechos Civiles de Michigan (Michigan Department of Civil Rights). Un poco más del 20 por ciento de los afroamericanos están desempleados, comparado al 6 por ciento de la población blanca y al 10.1 de los latinos.
 
En el vecindario de Madison Square, el 67.8% de familias viven un 150% por debajo del nivel de pobreza. En otras palabras, familias de uno están sobreviviendo con  $17,820 o menos, y en las familias de hasta dos personas el ingreso es de $24,030 o menos. En estos hogares, las familias tienen que arreglárselas con su pequeño ingreso para cubrir los costos de vivienda y otras necesidades básicas, lo que contribuye a aumentar el estrés o la tensión que sufre esta comunidad del Sureste de la ciudad.
 
"Muchas veces la gente de esta comunidad no tiene la oportunidad de averiguar qué clase de trabajo les gustaría hacer," dice Dickerson de Madison Square. "Ellos no tienen tiempo de sentarse y buscar qué quieren hacer porque ellos tienen que sobrevivir."
 
Para Dickerson, la oportunidad de escoger el futuro profesional es un lujo del que muchos en la comunidad del sureste no se pueden dar el lujo de tener. En esta comunidad, donde los afroamericanos constituyen la mayoría demográfica, el 51 por ciento, y donde el desempleo para este grupo es el 23.1 por ciento sólo en el condado de Kent, sobrevivir con cada pago que se recibe es uno de los retos más grandes al que muchos se enfrentan.
 
Por medio del Seeds Center for Urban Social Enterprise (SUCE), Seeds of Promise esta combatiendo el desempleo, el mismo que sirve como una plataforma de guía para el desarrollo de las oportunidades de negocio en el vecindario de SE.  Una las estrategias del Centro en el 2017, es lanzar el programa llamado, P5: Respaldando la base para la prosperidad enfocada en las personas y sus posiciones con los empleadores participantes.  La iniciativa es el formar una asociación con los empleadores, para ayudar a solventar y equipar a los empleadores para su éxito. Dickerson cree que la respuesta de la comunidad, a la larga a pesar de las dificultades que confrontan los residentes del SE, se fundamenta en la falta de acceso a las oportunidades económicas sin discriminación.    Para Dickerson, esto quiere decir, que hay que proporcionar al empleador un entrenamiento calificado y acreditado para que en el futuro pueda tener oportunidades de trabajo, con sueldos razonables y así ayudarlo a mantener a sus empleados.

“Yo estoy convencida que cuando los empleadores necesitan algo ellos lo buscan. Si los empleadores necesitan gente calificada entonces deben ofrecer oportunidades antes de que alguien aparezca con las calificaciones necesarias. Muchas veces los prejuicios excluyen a los empleados de posiciones en las cuales podrían tener mucho éxito," dice Dickerson. 

En el 2012, el Equipo de Encuestas de Semillas de Promesas Salud, Bienestar y Nutrición (Seeds of Promise Health, Wellness and Nutrition Team Survey) mostró que el 88 por ciento de encuestados informaron que las oportunidades de trabajo son la necesidad más importante para mejorar la salud en el vecindario. Gracias al apoyo de estudiantes de enfermería de Grand Valley State University y la clínica, Browning Claytor Health Center , se logro analizar respuestas de 114 residents de la comunidad del sureste de Grand Rapids.

"Los residentes en esta área están conscientes de que la tensión que se sufre por la inestabilidad del empleo afecta el bienestar general," explica Ronald Jimmerson Sr., director ejecutivo y cofundador de Semillas de Promesa (Seeds of Promise). En otras palabras, el desempleo puede conducir a la falta de seguro y a la incapacidad de satisfacer las necesidades básicas que luego afectan los niveles de estrés y la salud general. En una comunidad donde el 14.7 por ciento de afroamericanos bajo 65 años de edad en el Condado de Kent están desasegurados, según la estadística de 2016 obtenida del Instituto Afro Americano de Grand Rapids (Grand Rapids African American Institute), las líneas de pobreza y salud se unen.
 
A pesar de tener la dicha de pertenecer a la comunidad asegurada, Mattews no se siente confiada a ir a donde su doctor cuando tiene algún problema de salud.
 
"Me he sentido maltratada en la oficina de mi doctor. Ellos han escogido juzgarme por la manera en que luzco y por el lugar donde vivo. Me tratan como si yo fuera nada. Yo sólo soy su cheque de pago y no escuchan lo que tengo que decir," dice Matthews.  En Grand Rapids los bebés negros son 2.9 veces más propensos a morir antes de cumplir un año, por lo que es una necesidad urgente para los residentes negros no sólo sentirse cómodos sino también bienvenidos en las clínicas y con los doctores.
 
En el vecindario de Madison Square, los residentes que no tienen seguro o no pueden pagar los costos, son bienvenidos a los servicios que brinda el Centro de Salud Browing Claytor (Browing Claytor Health Center). La clínica se localiza en la esquina de la calle Hall y Avenida Madison, en el 1246 Madison SE. De forma similar, recursos para la comunidad han sido asignados para combatir la mortalidad infantil entre afroamericanos a través del trabajo de Strong Beginnings, una organización en Grand Rapids que trabaja para combatir la desigualdad en salud y la mortalidad infantil. Desde el 2005, la organización ha sido capaz de ayudar a reducir la tasa de mortalidad infantil de niños negros de 5.2, la peor en Michigan, a 2.9.
 
"Cada paciente es diferente y necesitamos que nuestros doctores nos traten como individuos," agrega Matthews.
 
El nivel de ingreso económico no sólo determina la clase de cuidados de salud que cada individuo puede recibir, sino también la clase de inversiones que cada residente es capaz de tener en su propio vecindario. Para poder combatir estos problemas a nivel estatal, Jimmerson cree que el trabajo tiene que empezar desde abajo, "permitiendo que los residentes tengan el poder y una plataforma que permita empezar a hacer cambios," apuntó Jimmerson.
 
"Cuando las familias no tienen los fondos necesarios para ser capaces de sostener sus hogares, éstos se empiezan a deteriorar negativamente afectando el aspecto de la comunidad," dice Dickerson.
 
Para muchos residentes como Matthews, reparar sus casas significa no tener suficiente dinero para pagar las facturas mensuales.
 
"Cuando alguna cosa en mi casa se descompone, tengo que gastar el dinero de pagar las facturas para arreglarlo," dice Matthews. Hace unos meses, Matthews tuvo que gastar gran parte de su ingreso para arreglar un problema de plomería en su casa, resultando en la incapacidad de cubrir los costos y pagar las facturas mensuales de gas y electricidad.
 
A pesar de las barreras que Matthews enfrenta, ella ve a su comunidad con una luz positiva y quiere usar su voz y sus recursos para poder ayudar a sus vecinos.
 
"Quiero llegar a la gente en mi vecindario que se ha quedado sin sus hogares, no porque ellos no hayan pagado la renta sino porque no han tenido cómo pagarla," agrega Matthews.
 
Una de las muchas maneras en que Dickerson ha estado trabajando para ayudar a los residentes, es ayudarlos a que puedan acceder a los fondos de Federal Home Loan Bank of Indianapolis y el Programa de Impacto Vecindario (Neighborhood Impact Program) en conexión con el Northpointe Bank. Gracias al duro trabajo que Dickerson ha estado haciendo para asegurar que los residentes entiendan el proceso de solicitud y estén preparados con todos los requisitos de la aplicación, tres hogares fueron mejorados en el vecindario en el 2015 con la renovación de sus techos, canales, ventanas, puertas y un nuevo sistema de calefacción para una de las casas.
 
A Dickerson le apasiona la educación, abogar por los demás y ayudar a su comunidad para combatir las barreras que enfrentan.
 
"Porque muchas personas de color en nuestra comunidad siempre han escuchado que deben permanecer en ciertas áreas, puede ser muy difícil retomar el poder y abogar. Así que yo les ayudo a encontrar las estrategias, a través de la conversación, que les permitan ver más claramente las opciones que tienen disponibles para ellos," explica Dickerson.

"La gente aquí necesita ser capaz de contar sus propias historias," dice Matthews.
 
 
On The Ground GR
 
Son unas series enfocadas a informar sobre el rápido crecimiento comunitario.  Estas series resaltarán y celebrarán a las comunidades ubicadas entre Southeast y Wealthy Street, Cottage Grove 131 y Madison Square.
 
En los siguientes meses, los reporteros de On The Ground GR, estarán tocando a su puerta para conocer a los vecinos y miembros de la comunidad. Nuestro deseo es profundizar más en temas que les interesan a los residentes de estas comunidades.  Ya sea para celebrar la diversidad, así como fortalecer esta área.  Estaremos en las calles escuchando todos sus comentarios, opiniones y aportaciones, y no sólo eso, queremos reconocer la unidad de la comunidad, el espíritu de positivismo y su vitalidad.
 
Usted nos puede encontrar On The Groud GR´s work vía twitter (#OnTheGroundGR @rapidgrowthmedia), Facebook e Instagram.   Para comunicarse con la editora de  On The Ground GR, Michelle Jokisch Polo, (lea acerca de Michelle aqui), usted puede enviar un email a michellejokisch@gmail.com y seguir en Facebook e Instagram
 
On The Groud GR es auspiciada por W.K. Kellogg Foundation, una organización trabajando para garantizar la habitabilidad de todos los niños.
 
Fotografía por Dreams by Bella
 
Signup for Email Alerts
Signup for Email Alerts