| Follow Us: Facebook Twitter Youtube RSS Feed

Southeast Community - Español

Features

Peleando por una vida después de la cárcel: defensores exigen reformas penitenciarias

Ayuda editorial provista por Andres Abreú, Editor del Vocero Hispano
To read this article in English click here
Sharae Anderson

En el estado de Michigan 41,000 personas están en la cárcel. Sharae Anderson, residente del vecindario de Madison Square, comparte como su historia del abuso que sufrió mientras estaba en la cárcel la ha inspirado a ayudar a los demás. 
Para algunos de nosotros, hogar es una mesa del comedor cerca de nuestros seres amados, familia y amigos.  Tal vez, hogar es una memoria de nuestra niñez, una noche calurosa de verano, persiguiendo el atardecer.  Para otros, hogar es un campo de batalla.  Un desastroso campo de batalla sin ninguna seguridad.  Para Sharae Anderson, residente del vecindario de Madison Square, hogar era un campo de batalla, construido de necesidades insatisfechas.  Creciendo en un ambiente de hogar inestable, de intercambio de drogas y abuso de substancias, todo lo cual se convirtió en la normalidad de su vida.  Anderson aprendió el camino de cómo obtener sus necesidades básicas, robando e involucrándose en la actividad delincuencial.  Anderson, cruzó por la niñez sin ningún tipo de control, aguantando años de abusos y traumas. 
 
 “Yo no vi, gente adquiriendo cosas, o aplicando para trabajos, o asistiendo a la universidad,” dice Anderson.
 
La única clase de ambiente familiar que Anderson conoció, era el caótico y constante intercambio de drogas para suplir sus necesidades básicas.
 
“Yo no podía estar en la casa,” cuenta ella.  "Yo siempre tenía que escapar y estar robando.  Yo empece a robar desde edad muy temprana y, eventualmente esto me llevo a la cárcel," detalla Anderson.
 

Una vez en prisión, Anderson experimentó el negocio institucional de encarcelar a las personas afroamericanas, más que cualquier otra raza.
Según las estadísticas del análisis de Michelle Alexander, Erudito en asuntos de litigación por los Derechos Civiles, en su trabajo titulado “The New Jim Crow".  Uno de cada ocho hombres afroamericanos, en el período de los veinte años, es encarcelado cada día en los Estados Unidos.
 
En la Correccional de Mujeres,  Robert Scotts Correctional Facily, en Plymouth, Michigan, Anderson fue despojada de sus derechos humanos y del control de sí misma.  En esas instalaciones, ella fuera forzada a renunciar a sus derechos sobre su hijo, Joseph Anderson-Jordan. Él nació mientras ella estaba en la cárcel, y lo tuvo que dar en adopción.  Fue detrás de las rejas que Anderson tuvo que aprender a entregar el control de su cuerpo, cuando fue abusada y violada.
 
Fue bajo el cuidado de los guardias y de profesionales de la salud que a Anderson, ilógicamente, le fueron quitadas las grapas de la cesárea que le hicieron, días antes de lo debido, porque su cuerpo no había sanado. 
 
Debido a las restricciones que del HIPPA, de privacidad y confidencialidad de los internos, no pudimos obtener confirmación de todo esto.  Chris Gautz, oficial de Información Pública del Departamento de Cárceles, no ha podido confirmar ni negar esta declaratoria.
 
“Ellos me dijeron que regrese en una semana para  que me saquen las grapas, pero el doctor en el Centro Scott, dijo que él se iba de vacaciones, la semana próxima, y que entonces me sacaba las grapas el día después, de que me dieron de alta del hospital de la prisión,” dijo Anderson.
 
En las instalaciones, Anderson sintió que fue no tratada como un ser humano, sino como un bulto que llenaba un espacio; un número más de las mujeres afroamericanas desconocidas, a la cual se le negaba el cuidado médico apropiado. Desde 1997, la cantidad de mujeres en prisión se incrementó al 832% en Estados Unidos de acuerdo a los datos obtenidos en las investigaciones de Alexander, en el The New Jim Crow. El 75% de las personas que están encarceladas por drogas, son afroamericanos, según explica Alexander en su libro. En el estado de Michigan, 41,000 personas están cumpliendo sentencias y el 54% de ellas son afroamericanos, explica Chris Gautz, oficial de Información Pública del Departamento de Cárceles de Michigan.
 
Doug Tjapkes, fundador de la organización Humanity for Prisoners (HFPm Humanidad para los Prisioners), de  Grand Haven, Michigan, explica que la mayoría de las quejas que ellos reciben vienen de mujeres, aun cuando ellas sólo corresponden al 5.5% de toda la población encarcelada, de acuerdo a Gautz.
“Cerca de 2.200 de los privados de la libertad en Michigan, corresponden al género femenino” explica Gautz.

Doug Tjapkes
 
HFP trabaja con dos equipos de trabajo a tiempo complete, y más de 50 voluntarios, cuyo primer enfoque es el desarrollo de relaciones interpersonales en defensa de las personas privadas de la liberad del estado de Michigan
 
“Nosotros hemos visto como a los prisioneros se les ha negado medicina en contra del dolor, después de una cirugía, y la respuesta a esto ha sido ‘Bueno ellos solo son prisioneros’.  Nuestro trabajo es asegurarnos que estas personas sean tratadas como humanos, sin importar el  crimen que hayan cometido y que los haya llevado ahí.  Es su derecho constitucional el recibir tratamiento como seres humanos,” dice Tjapkes. En este punto, él hace notar la 8va Enmienda, de la Constitución de los Estados Unidos, que limita al gobierno de la imposición excesiva de fianza y opresión emocional, por castigos inusuales. 

Como Anderson, ella se encuentra entre las cientas de mujeres quieneses se les ha negado el apropiado tratamiento médico, así como cuidados mientras estuvieron en prisión.  Lo cual, según Tjpakes, tiende a ser una las razones más comunes por las cuales los privados de la libertad acuden por ayuda a  HFP.  En 2010, El Departamento de Justicia de los Estados Unidos, inicio una investigación basado  en los reportes de maltrato de los privados de su libertad, con enfermedades mentales,  en las instalaciones de  Women’s Huron Valley Correctional Facility  (WHV), la unica prisión para mujeres en Michigan. 

La investigación desde el Departamento de Justicia continúo hasta las reformas que fueron realizadas en 2015.  Las Reformas incluidas fueron referentes a las prohibiciones y restricciones a los internos que estuvieran bajo alerta de suicidio, y el incremento de planes de tratamientos médicos individuales para los prisioneros.  Una carta de la Oficina del Abogado General dirigida al Departamento de Cárceles del estado de Michigan, escrita en el mes de agosto 2016, instruye al WHV para el cuidado y vigilancia sobre las Evaluaciones de Riesgo a Suicidas, medicación, administración y manejo de unidades especiales de habitación, y monitoreo de los efectos secundarios.  La investigación desde entonces está cerrada.
 
“El mes pasado, tuvimos más de 360 peticiones de internos, cuya principal queja fue la carencia de cuidado médico,”  dijo Tjapkes.
 
El Humanity for  Prisoners empieza como una organización de apoyo espontáneo en 1995,  después de Tjapkes conoce a Maurice Carter, un prisionero afroamericano, que fue  sentenciado equivocadamente por disparar y herir a un oficial de policía de Benton Harbor.  Después de estar en prisión por 28 años, Carter fue liberado, pero murió 3 meses después, por una complicación en su hígado, como resultado de una infección de Hepatitis C.  Contaminación que recibió en la cárcel.  Gracias a la acción de Tjapkes, Carter recibió la libertad.  Y ahora Tjapkes quiere asegurarse que nunca más esto suceda.
 
El 7 de marzo 2017, se realizará un evento en apoyo a Humanidad para los Prisioneros el cual será auspiciado por Piper Kerman, autor del ganador de premio por su trabajo en “Orange is the New Black:   Mi año en una cárcel de mujeres”, el mismo que se llevara a cabo  en la Iglesia de Fountain Street, ubicada en la 24 Fountain St. NE, a las 4pm.  Los costos de inscripción servirán para continuar con los trabajos humanitarios para los prisioneros. Para inscribirse al evento favor visitar el siguiente sitio web.
 
“Creo que cada persona se merece rehabilitación,” dice Tjapkes.
 
Mientras Anderson cumplía su condena, estaba embarazada con su hijo menor, Joseph Anderson-Jordan.  Antes de que diera a luz, Anderson cumplió diligentemente todos los requisitos necesarios para dar el poder y custodia de su bebe al padre, Gregory Jordan.  Cuando Jordan estaba recogiendo a su hijo del hospital, a los tres días de nacido, fue informado que su bebe había sido ingresado en el programa de Padres Substitutos. 
 
“Ellos declararon, que había sido encontrado la droga crack en sus análisis corporales que fueron efectuados, y que cuando Gregorio trato de recoger al bebe, el mismo había sido trasladado  al norte del estado con una familia substituta.   Mi historia no es la única, existieron otras mujeres que fueron despojadas de sus derechos y que sus hijos se les usurpo,”  explica Anderson.
 
Tjapkes cree que, para conseguir un cambio en el sistema, se necesita un camino legal para elegir a los fiscales y acabar la mala práctica de los mismos.
 
“Eligiendo a los Fiscales es un conflicto, debido a que  ellos son elegidos basados en la tasa de condena de los criminales que ellos han logrado.  Yo creo que la malapraxis de los fiscales es un serio problema,” establece Tjapkes. 
 
Chris Gautz explica que actualmente el gasto de cuidados médicos para las personas privadas de la libertad es el más alto del presupuesto del Estado de Michigan: $300 millones.  Debido a esto, el año pasado, el Departamento de Salud del estado, en cuanto al cuidado de los presos, recibió el apoyo adicional de Corizon Health, una compañía privada de cuidado de Salud. 
 
La empresa más grande de salud del país con fines de lucro, dedicada a proveer servicios a personas privadas de la libertad, estuvo bajo investigación.  Esto ha sucedido, después de que el reporte del Auditor General del Estado de Michigan, Doug Ringler, realizado en el año 2015, estableció que dicha compañía ha fallado en evaluaciones medicas  de condiciones y de cuidado continuo en enfermedades crónicas en un 22% de los internos.

”Seguiremos trabajando con Corizon Health para cubrir con las recomendaciones del reporte,” dijo Gautz
 
El departamento correccional de Michigan ha puesto en lugar un proyecto para asegurarse que las condiciones medicas cronicas de los presos sean atendidas en un tiempo apropiado.
 
Desde que Anderson, fue liberada en Julio 30, del 2008, ha trabajo duro poniendo solicitudes de empleo y obteniendo su diploma de bachillerato.  Sin embargo debido a su pasado y su salud mental por los traumas de su niñez, ella continúa con dificultades para conseguir un buen empleo.
 
“Yo estoy más que lista para regresar al área laboral,  y quiero ayudar a otros compartiendo mi experiencia,“ dice Anderson.
 
A pesar del abuso que Anderson ha tenido que pasar, ella ha tomado decisiones para tomar control de su vida.  Reaprendiendo cómo reaccionar ante la necesidad de la utilización de substancias adictivas, y escoger una vida libre de drogas.  Una de las maneras que Anderson está animando a otras es compartiendo su historia de coraje y triunfo.   Todos los lunes a las 7pm, Anderson dirige a un grupo mujeres en City Hope Ministries, iglesia ubicada en la 1975 de la avenida Jefferson Ave. Para contactarse con Anderson o aprender más sobre el grupo favor visitar la pagina web de City Hope Ministries.
 
Si usted quiere conocer más de la historia de Anderson, le invitamos el 1 de Abril de 2017 a un almuerzo a las 12:00 p.m. del grupo de Southtown Sustainable Women’s que se llevará a cabo en el Madison Place, ubicado en el 1401 Madison Ave. S.E.  La invitada especial será Sharae Anderson con su testimonio.  Este evento será dedicado para levantar fondos a favor de las mujeres necesitadas de la comunidad del SE de Grand Rapids. 

“Reciba nuestra más cordial bienvenida para asistir,“ comenta Anderson.  El líder que quiere ser de luz e inspiración para aquellas mujeres que han sido ignoradas por un sistema que dice que no son lo suficientemente adecuadas para su reingreso a la sociedad debido a su pasado criminal.

On The Ground GR
 
Son unas series enfocadas a informar sobre el rápido crecimiento comunitario.  Estas series resaltarán y celebrarán a las comunidades ubicadas entre Southeast y Wealthy Street, Cottage Grove 131 y Madison Square.
 
En los siguientes meses, los reporteros de On The Ground GR, estarán tocando a su puerta para conocer a los vecinos y miembros de la comunidad. Nuestro deseo es profundizar más en temas que les interesan a los residentes de estas comunidades.  Ya sea para celebrar la diversidad, así como fortalecer esta área.  Estaremos en las calles escuchando todos sus comentarios, opiniones y aportaciones, y no sólo eso, queremos reconocer la unidad de la comunidad, el espíritu de positivismo y su vitalidad.
 
Usted nos puede encontrar On The Groud GR´s work vía twitter (#OnTheGroundGR @rapidgrowthmedia), Facebook e Instagram.   Para comunicarse con la editora de  On The Ground GR, Michelle Jokisch Polo, (lea acerca de Michelle aqui), usted puede enviar un email a michellejokisch@gmail.com y seguir en Facebook e Instagram
 
On The Groud GR es auspiciada por W.K. Kellogg Foundation, una organización trabajando para garantizar la habitabilidad de todos los niños.
 
Fotografía por Dreams by Bella
Signup for Email Alerts
Signup for Email Alerts