| Follow Us: Facebook Twitter Youtube RSS Feed

 

Features

Combatiendo el racismo: la pelea a favor de una reforma migratoria

Traducción al español gracias a Nelly Jordán de Flores.
Ayuda editorial provista por Andres Abreú, Editor del Vocero Hispano
To read this article in English click here.
La comunidad de GR marcha el 5 de septiembre pidiendo una reforma migratoria

Juan Fernando Delgado

Aqui relatamos la historia de Juan Fernando Delgado, un joven viviendo en la avenida Grandville con permiso DACA, y lo que significa aceder una educacion, recursos y necesidades basicas como inmigrante sin estatus inmigatorio. 

La decisión de inmigrar a los Estados Unidos nunca es fácil. Para muchas familias emigrar conlleva dejar a la familia, sus pertenencias materiales y dejar atrás a su país de origen por mejores oportunidades económicas, educación y acceso al cuidado de la salud. Ellos son soñadores, esperando un futuro brillante para sí mismos y sus familias.

Una de esas familias es la de los Delgado. Originarios de México y ahora residentes en Grand Rapids.  Juan Fernando Delgado, a quien le hemos cambiado su nombre para proteger su identidad, el segundo hijo en la familia, fue el primero en cruzar la frontera a la edad de cuatro años. Su madre y su padre se lo confiaron a unos familiares que iban de viaje en carro atravesando a Tijuana, California. En ese tiempo, su familia estaba intentando venirse a los Estados Unidos para que su segundo hijo pudiera recibir cuidados médicos por una enfermedad que no tenía tratamiento médico en México.

Delgado recuerda que lo tuvieron que arrastrar para entrar en el carro, él no entendía qué estaba pasando.

"Recuerdo que mi padre me habló para asegurarme que las cosas estuvieran bien. Mi mamá sacó a relucir la verdad de que yo estaba muy pequeño para cruzar solo a los Estados Unidos", dice Delgado.

Delgado explica que se escondió de los agentes de la patrulla fronteriza en el asiento de atrás de la camioneta cubierto con una sábana. El fue el primero en llegar a los Estados Unidos y días después su papá, su mamá y su hermano. Inicialmente se quedaron a vivir en Los Ángeles, California, pero ahora los Delgado le llaman su hogar a la comunidad del suroeste a lo largo de la Avenida Grandville. Después que el papá de Delgado logró un empleo más estable en Grand Rapids, la familia tomó la decisión de establecerse en el medio oeste.

Enfrentándose a la falta de estatus migratorio, los Delgado tienen que moverse con mucho cuidado en los lugares que muchos consideramos ya ganados. Un viaje a la abarrotería podría poner en riesgo de deportación a toda la familia, si fueran parados por la policía y no tener pruebas legales de inmigración.

"Porque no teníamos documentos, de alguna manera estábamos como aislados. No salíamos a otros lugares, no teníamos dinero porque no podíamos conseguir un buen trabajo. No hacíamos ciertas cosas porque podríamos necesitar documentos. No podíamos salir a otros lugares porque teníamos miedo de que nos pidieran nuestros documentos," dice Delgado.

A pesar de ser muy cuidadosos de cómo y cuándo dar información personal, el padre de Delgado fue detenido en el 2008 y deportado a México. Después de la deportación, su madre Esther, se convirtió en la única proveedora de ingresos a la casa. No fue sino hasta el 2015 que Delgado tuvo la oportunidad de ayudar a su familia a través del empleo que consiguió gracias al permiso legal de trabajo por programa Acción Diferida para los llegados en la Infancia (DACA por sus siglas en Inglés)

Debido a que el acceso a cupones de comida y seguro de enfermedad (Medicaid), sólo está garantizado para quienes tienen Tarjeta verde (Green Card) o para ciudadanos naturalizados, la familia no pudo recibir la ayuda necesaria en tiempos de crisis.

"Yo solicité DACA en 2015 cuando cumplí mis 15 años y después de seis meses de haberla solicitado fui aceptado. Una semana después de cumplir 16 empecé a trabajar en una compañía empacadora", explica Delgado.

Residentes de Grand RApids se reunen en el centro de la ciudad el 5 de septiembre a protestar encontra la decision del President Trump de terminar el programa de DACA.


DACA, es un programa autorizado por la administración Obama por una orden del ejecutivo en 2012. Para conseguir un permiso de trabajo, el solicitante debe comprobar que llegó a los Estados Unidos sin un permiso legal antes de cumplir 16 años; haber vivido en el país desde el 15 de junio del 2007; ser menor de 31 años hasta el 15 de junio del 2012; estar estudiando o haberse graduado y no tener antecedentes de o haber sido condenado por delitos mayores o menores.

Aunque cumpla con todos estos requerimientos, el solicitante no tiene la seguridad de ser aprobado. Es el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) el que decide si el solicitante aportó suficientes pruebas o evidencias para ser aprobado para DACA. El permiso DACA no provee protección en contra de la deportación.

Siang'ami Odera, un residente de Grand Rapids involucrado en los esfuerzos de una organización local, piensa que abogar para la comunidad inmigrante hay abogar por proteger a comunidades completas de inmigrantes indocumentados, tanto a los que tienen educación universitaria como a los de la clase trabajadora.

"Hay comunidades enteras de inmigrantes indocumentados bajo amenaza constante de deportación. Y esas quedan ignoradas detrás de unas que se consideran modelo respetable, algo que revela el racismo," explica Odera.

Teresa Hendricks

Teresa Hendricks, directora ejecutiva y abogada de Migrant Legal Aid, organización sin fines de lucro en Grand Rapids que ayuda a trabajadores inmigrantes y sus familias, está de acuerdo con las palabras de Odera, de que migrar a los Estados Unidos no es una decisión que las familias hacen por entre otras alternativas en sus países natales.

De acuerdo con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, hay un total de 886,814 permisos de DACA y 884,661 renovaciones. De acuerdo a investigaciones realizadas por el Pew Hispanic Center en el 2012, cerca de 120,000 personas indocumentadas viven en el estado de Michigan. Entre estos se encuentran los 6,430 jóvenes que han recibido permisos DACA desde del 2012 a marzo del 2017. Delgado y su hermano Javier, son dos de los 6,430 jóvenes adultos que han recibido permiso de trabajo a través de DACA, pero que ya no tendrán un estatus después de que éste expire. En la ciudad de Grand Rapids, alrededor del 9% de la población ha nacido fuera del país.

El 4 de septiembre de este año, el Procurador General, Jeff Sessions, recomendó terminar con el Programa DACA, indicando que el mismo fue el resultado de un ejercicio inconstitucional emitido por el poder ejecutivo. El Presidente Donald Trump tomó la decisión el 5 de septiembre, dando al programa seis meses para que desaparezca. El permiso de Delgado no expira sino hasta el 2019 y por lo mismo no puede volver solicitarlo en los próximos seis meses.

En otras palabras, sólo aquellos a los que se les vence su permiso antes del 5 de abril del 2017 y aquellos que ya solicitaron o soliciten antes del 5 de octubre de este año podrán asegurar su permiso de trabajo para los próximos dos años. A los que el permiso se les vence aún el día después del 5 de marzo ya no tendrán permiso válido y podrán estar en grave riesgo de ser removidos del único país al que siempre han llamado hogar.

“El no tener compasión y proveer un camino para que estos jóvenes obtengan cierta estabilidad no es bueno para nuestra sociedad. Está en contra de todos los estándares humanitarios,” explica Hendricks.

En respuesta a la anulación del Programa DACA, el Senador Justin Amash tuiteó, "Nuestra constitución confiere  todos los poderes legislativos al Congreso. Trabajemos juntos para dirigir responsablemente DACA y por otros intereses de inmigración", Rapid Growth le preguntó al Senador Amash por su comentario, pero al cierre de esta publicación no hemos recibido ninguna respuesta de él.

En la ciudad de Grand Rapids, la alcaldesa Rosalynn Bliss apoya de lleno a DACA, ella cree que la gente joven es parte importante de nuestra comunidad hoy y en el futuro.

Mayor Rosalynn Bliss

"Esto se refiere a apoyar a los jóvenes que enriquecen y fortalecen nuestras comunidades. Permanecemos con ellos y queremos que sepan que los sentimos, los valoramos y estamos listos a defenderlos. Apoyamos la acción a nivel estatal y federal para asegurar que aquellos que califiquen para DACA puedan seguir viviendo y prosperando en nuestra ciudad," manifiesta Bliss.

La ciudad es un miembro activo de la Iniciativa Michigan Acogedor (Welcoming Michigan Initiative) y la alcaldesa Bliss se ha unido a la coalición de alcaldes del país para mostrar apoyo a DACA como parte de la Iniciativa de Soñadores (#WithDreamers Initiative). Como parte de esta Iniciativa, la ciudad acepta como identificación la tarjeta consular de todos los países. Esto le permite a las personas que la poseen a usarla para poder abrir cuentas bancarias, tarjetas para las bibliotecas y firmar solicitudes de servicio de agua y recolección de basura.

La ciudad de Grand Rapids no es formalmente una "Ciudad Santuario" (Sancutary City), un termino utilizado para describir aquellas ciudades que no utilizan recursos o fondos para colaborar con el cuerpo federal de inmigración. En otras palabras no existe ninguna ordinanza o ley en lugar para defender a los inmigrantes indocumentados de las autoridades de inmigración. En el estado de Michigan, no hay ninguna ciudad que es considerada oficialmente "Ciudad Santuario". Los Angeles y Chicago son ejemplos de ciudades santuario.  En julio del 2017, el Departamento de Justicia de los E.E.U anunció que todas las cudades santuario perderan fondos federales si no cooperan con el cuerpo federal de inmigracion (Immigration and Customs Enforcement: I.C.E - siglas en ingles) . 

De acuerdo a Delgado, la decisión Ejecutiva del presidente Obama de pasar DACA fue un intento de presionar al Congreso a reformar el proceso de inmigración en los Estados Unidos.

"Técnicamente es inconstitucional lo que el presidente Obama hizo. Es trabajo del Congreso hacerlo, pero él lo hizo porque el congreso no estaba aprobando nada," explica Delgado.

En 2015, habían aproximadamente 11 millones de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos, de acuerdo a los datos obtenidos por el Centro de Investigación Pew (Pew Research Center). Los informes de este grupo de expertos investigadores demuestran que 8 millones de inmigrantes indocumentados son actualmente empleados  en el sector agrícola y de construcción. Fuera de los 11 millones de inmigrantes indocumentados contados en el 2015, casi 1 millón de ellos han sido asegurados por DACA.

"Yo estoy muy agradecido por lo que él hizo, porque me dio a mí y a mi hermano la oportunidad de vida y tenemos esperanzas y ambiciones'" agrega Delgado. Al tener la oportunidad de trabajar, Delgado cree que tiene la oportunidad de conseguir para su familia que el Sueño Americano sea una realidad.

Aunque DACA le provee a Delgado la oportunidad de trabajo y también el poder solicitar ingreso a las universidades, él aún no tiene las mismas oportunidades y acceso que tienen los ciudadanos de los Estados Unidos. El no puede solicitar beneficios de las estampillas para alimento (Suplemental Nutrition Asitence Program), ni solicitar seguro de salud a través del Plan de Salud de Michigan (Healthy Michigan Plan) ni recibir ayuda federal para estudios superiores.

Delgado sueña con un país que ordene la ciudanía para todos. "Nosotros somos parte de esta cultura. Estamos aquí. Toda la comunidad debe apoyar y condenar el racismo y el fanatismo que tenemos en América."

Para aquellos que quieren luchar por la reforma migratoria, Delgado exhorta a las personas a que se preparen y luego que voten. A él le gustaría ver a aquellos con posibilidades económicas ayudando con su dinero para apoyar a las comunidades inmigrantes. En términos de cambios a nivel estatal, le gustaría ver que en el condado de Kent solucione el problema de las licencias de conducir con permisos similares a los del Condado de Kalamazoo y el Condado de Washtenaw.

"Me encantaría que mi mamá pudiera manejar sin temor a la deportación," agrega Delgado. Delgado sueña con un día poder ser un astrónomo. "Sería un maravilloso privilegio un día poder entrar al campo de la Astronomía", dice el joven residente de la comunidad al suroeste de Grand Rapids.

Juan Fernando DelgadoOn The Ground GR

Son unas series enfocadas a informar sobre el rápido crecimiento comunitario. Estas series resaltarán y celebrarán a las comunidades ubicadas entre la avenida Grandville.

En los siguientes meses, los reporteros de On The Ground GR, estarán tocando a su puerta para conocer a los vecinos y miembros de la comunidad. Nuestro deseo es profundizar más en temas que les interesan a los residentes de estas comunidades. Ya sea para celebrar la diversidad, así como fortalecer esta área. Estaremos en las calles escuchando todos sus comentarios, opiniones y aportaciones, y no sólo eso, queremos reconocer la unidad de la comunidad, el espíritu de positivismo y su vitalidad.

Usted nos puede encontrar On The Ground GR´s work vía twitter (#OnTheGroundGR @rapidgrowthmedia), Facebook e Instagram. Para comunicarse con la editora de On The Ground GR, Michelle Jokisch Polo, (lea acerca de Michelle aqui), usted puede enviar un email a michellejokisch@gmail.com y seguir en Facebook e Instagram


On The Ground GR es auspiciado por The Frey Foundation, The Grand Rapids Community Foundation y la Steelcase Foundation una organizaciónes trabajando para garantizar el exito de todas las comunidades.

Fotografía por Dreams by Bella.
Signup for Email Alerts
Signup for Email Alerts