| Follow Us: Facebook Twitter Youtube RSS Feed

Garfield Park-Alger Heights-Grandville Ave

Features

Eliminando la política de cero tolerancia: cambios de ley y esfuerzos hacia prácticas restauradoras

Traducción al español gracias a Nelly Jordán de Flores.
Ayuda editorial provista por Andres Abreú, Editor del Vocero Hispano.
To read this article in English click here.
Erica Tomas Juarez

Sue Garza, directora de la Biblioteca Cook y Erica Tomas Juarez

Durante 25 años, Michigan ha tenido una de las disciplinas escolares más duras del país. Para estudiantes como Erica Tomas Juarez, quien fue expulsado bajo la política de cero tolerancia. En el verano del 2017, la ley fue modificada permitiendo que las practicas restauradores puedan ser libremente implementadas en todo el estado, con el objetivo de evitar que historias como la de Juarez se vuelvan a repetir, y pueda mantener a más niños en la escuela. 

Esto ha sido escrito por Erica Tomás Juárez, una joven de 17 años, residente de la Avenida Grandville, con reportaje adicional por Michelle Jokisch Polo, editora de On The Ground GR. Erica le llama su hogar a Grand Rapids. El sueño de Erica es aprender el arte de cortar pelo y ser la primera mujer en su familia que se gradúe de la escuela secundaria.

Desde el 1 de enero de 1995 al 1 de agosto de 2017, el estado de Michigan ha empleado la “política de cero tolerancia” en las escuelas. En el primer año que esta ley fue implementada, 240 estudiantes fueron expulsados en Michigan. Cero tolerancia es una política que permite una expulsión automática bajo ciertas ofensas y se ha encontrado que desproporcionadamente afecta a estudiantes de color. Según los datos obtenidos de las Escuelas Públicas de Grand Rapids, (GRPS por sus siglas en inglés), los estudiantes de color fueron expulsados a porcentajes más altos que los estudiantes blancos en los pasados cuatro años. Yo soy uno de esos estudiantes. Esto es parte de mi historia.

Cuando yo estaba en sexto grado en la Escuela Media Burton, un estudiante me presionó a encender una hoja de papel con fuego de un encendedor que yo tenía. Encendí el papel y cuando me di cuenta de lo que había hecho, rápidamente lo apagué y lo tiré en la basura. El otro estudiante que me presionó a encender el papel, se dio la vuelta y le dijo al director lo que yo había hecho. Luego fui interrogada, los guardias de seguridad de la escuela me buscaron y luego me dijeron que me fuera a mi casa. Dos días después del incidente, al llegar a la escuela, tuve una reunión con el director y me informó que sería expulsada.

A Erica practica la computación en la Biblioteca Cook. En el manual de las Escuelas Públicas de Grand Rapids, un incendio premeditado está definido como quemar el edificio o las áreas de la escuela. Yo fui expulsada por incendio premeditado porque encendí una hoja de papel, aunque no causé daño con el fuego más que al pedazo de papel. Las autoridades de la escuela dijeron que el encendedor era un arma y me hicieron sentir como una persona mala y peligrosa. Yo me sentí como un criminal. Aún lloro cuando pienso en ese día y hoy cargo conmigo ese sentimiento.

Durante ese año no me permitieron regresar a la escuela y estar con mis amigos a los que conocía de toda mi vida. Cuando fui expulsada, no recibí ningún recurso para ayudarme con mi siguiente paso. El idioma nativo de mis padres no es Inglés y con su capacidad limitada de entender Inglés fue más difícil saber qué hacer. A pesar de todo lo que había pasado, constantemente mis amigos se interesaban por mí, por saber cómo estaba, cómo lograba llevar la situación y preguntándome si lograría regresar a la escuela. Después de que fui expulsada no regresé a la escuela por el recuerdo de sexto grado. El lugar al que siempre pude volver fue la Biblioteca Cook, ahí yo sentía que podía leer y aprender como si estuviera en la escuela.

Sue Garza, directora de la Biblioteca Cook ha conocido a Erica desde que ella era una niña cursando la primaria en la Escuela César Chávez.

Si no hubiera sido por mi gusto de compartir mi historia con Sue Garza, directora de la Biblioteca Cook, yo no habría sabído que tenía la oportunidad de inscribirme en una escuela diferente. Garza me ayudó a programar una visita a la Academia Hope, en donde finalmente me inscribí en sexto grado.

Hasta agosto de este año, historias como la mía eran aceptadas por la ley en el estado de Michigan. Michigan tenía uno de los codigos de disciplina más duros en la nación, de acuerdo a Peri Stone-Palmqvist, directora ejecutiva del Centro de Abogacía para Estudiantes. El Centro de Abogacía para Estudiantes esta ubicado en Ypsilanti, Michigan, y se dedica a proveer recursos educativos  para estudiantes que han sido expulsados o estudiantes que se encuentran riesgo. 

El cambio en la ley de Michigan fue posible gracias a padres de familia, abogados, organizadores y legisladores. La nueva ley establece que las autoridades escolares necesitan considerar la edad de los estudiantes, su historial disciplinario, si el estudiantes tiene o no discapacidades físicas, la gravedad de la falta, independientemente si la falta amenazaba con la seguridad de otros y si una intervención menor podría dirigir el comportamiento del estudiante. Todo lo que ayudaría a entender mejor las acciones o el mal comportamiento del estudiante. Para ayudar a los estudiantes y a sus familias a navegar en esta nueva ley, el Centro de Abogacía para Estudiantes, ha creado una hoja de trabajo de siete factores para ayudar al proceso de auto-defensa. Si cualquiera de las escuelas distritales del estado de Michigan suspende o expulsan a un estudiante por más de diez días, de acuerdo a la ley, necesitarán probar por escrito cómo fueron considerados los siete factores para tomar esa decisión.

“Fue un largo cruce de personas de diferentes sectores los que hicieron la diferencia. Hubo muchas personas de diferentes profesiones quienes dijeron lo mismo, aún legisladores de quienes sus hijos fueron impactados negativamente por la política de cero tolerancia,” explica Stone-Palmqvist.Peri Stone-Palmquist, directora ejecutiva de la organización, Student Advocacy Center, la cual se dedico a cambiar a eliminar la politica de cero tolerancia en el estado de Michigan.

Esta fue una experiencia muy difícil para mí porque tuve que estar en casa, fuera del ambiente de aprendizaje y de las personas que conocía de toda mi vida. Para mi, estar en la casa fue aburrido, sin tener nada que hacer y con frecuencia me sentía deprimida. Yo sólo quería regresar a la escuela, aunque no tenía permitido estar en la escuela durante 180 días.

El año siguiente me inscribí en sexto grado en la Academia Hope. Terminé el sexto grado ahí y entonces pude regresar a la Escuela Media Burton, pero por mi edad, entré al octavo grado. Ahora, el último año en la escuela Secundaria Union. También estoy inscrita en el programa TRIO de mi escuela, en el cual he podido conocer mejor al Sr. Marroquin. El Sr. Marroquín es uno de las personas que más me ha apoyado y él me mantiene motivada en la escuela.
 

Uno de mis sueños es poder ser peluquera, me encanta la forma en que un corte de pelo puede ayudar a alguien a sentirse bien y lucir bien. Simplemente me gusta ver cómo los barberos usan su creatividad y las diferentes técnicas y hacen diseños en el cuero cabelludo de las personas.
 


Aunque esta experiencia ha sido fue muy dificil para mi, he aprendido unas lecciones importantes. Cuando mis amigos necesitan algo o quieren hablar de sus problemas, me tienen en mente, me pueden hablar y contar algo, lo que sea y yo puedo ayudarles a sentirse mejor o darles mi hombro para que lloren.

A la luz de los cambios en la política de cero tolerancia, algunos estudiantes como yo podrían tener la oportunidad de ser escuchados debido a la expansión de la práctica restaurativa en las escuelas de GRPS.

Antes de los cambios a la ley, GRPS implemento practicas restauradores de disciplina para los estudiantes. Según el manual de las Escuelas Públicas de Grand Rapids, el objetivo de las prácticas restauradores del distrito es crear un ambiente de conversación entre el individuo afectado y el que lo afectó, escuchar y responder a las necesidades de ambos, motivar mayor responsabilidad, reintegrar al afectado a la comunidad, crear un clima de cuidado y ayuda en salud y cambiar el sistema que contribuye a lastimar. La meta de estas prácticas es reducir el número de suspensiones escolares mientras se provee de un ambiente seguro en el salón de clases, la escuela y la comunidad.

En el año 2016, un miembro anterior de la junta y ahora representante del estado, David LaGrand fue quien insistió en la implementación de la prácticas restauradoras de las Escuelas Públicas de Grand Rapids . Para este tiempo, estas prácticas estaban dirigidas a tres escuelas gracias al entrenamiento recibido por la Coalición de Practicas Restauradores en el Oeste de Michigan

Desde entonces, las prácticas restauradoras están implementadas en 31 de las 49 escuelas del distrito para un total de 5,200 estudiantes participantes.


La meta de las practicas restauradores es disminuir el numero de suspensiones y expulsiones, mientras manteniendo un ambiente seguro en el aula, la escuela y las comunidades. 


“Todos en las escuelas vemos el valor en las prácticas restauradoras. Estamos tratando de hacer que sea una parte de la forma en que hacemos negocios,” explica Natasha Neal, Supervisora de Reformas estudiantiles a reporteros de Rapid Growth Media.
 

A pesar de la implementación de practicas restauradoras, las minorías continuan siendo expulsados y suspendido en mayor proporciones. Según las estadísticas provistas por GRPS de los últimos cuatro años, 60 de 70 estudiantes expulsados eran minorías. 

"Cuando vemos un número tan desproporcionado de minorías que se ven afectados, tenemos que dar un paso atrás y verificar nuestras prácticas y el tipo de entrenamiento que estamos proveyendo para los maestros. Estamos comprometidos a educar a todos los niños. Queremos continuar reduciendo las suspensiones, expulsiones y capacitar a nuestros maestros de mejor manera," explica John Helmholdt, Director Ejecutivo de Comunicaciones y Asuntos Externos de GRPS. 

De acuerdo a la reunión del 16 de octubre, en la Agenda de la Reunión de la Junta de Educación, Sharon Pitts, Superintendente Asistente de Recursos Humanos y Consejería General de las Escuelas Públicas de Grand Rapids, llamó la atención a la Junta para actualizar el manual de políticas basado en el cambio de la ley. El Manual de Políticas de las Escuelas Públicas de Grand Rapids del año 2017-2018, aún necesita ser actualizado porque no refleja la supresión de la política cero tolerancia de Michigan. El manual provee de estándares para prácticas restauradoras. A pesar de este periodo de transici´øn en el que la nueva ley no está técnicamente impresa, Helmholdt señala que todos los directores de GRPS están actualmente operando bajo la nueva ley y se esta implementando intervenciones de disciplina diferentes. 
 

Según Stone-Palmqvist, el paso crítico a seguir es asegurarse de que las escuelas del distrito estén proveyendo la ayuda necesaria para que los educadores estén listos de invertir tiempo para utilizar las prácticas restauradoras en el salón de clase.

 

“Los educadores están más estresados. El tamaño de la demanda y los salones de clase son más grandes, Cuando estás más estresado te dejas llevar por los prejuicios y los estereotipos. Necesitamos ser cuidadosos con nuestros educadores y proveerles el apoyo y la ayuda que necesitan para sostener estas duras conversaciones que rodean sus propios prejuicios,” comparte Stone-Palmquist con reporteres de Rapid Growth Media.


Erica Tomas Juarez

Mi esperanza es que por medio del cambio de la ley, y los estándares necesarios requeridos antes de cualquier expulsion, los estudiantes tendrán la oportunidad que yo no tuve. Ojalá hubiera podido hablar y decir que nunca quise incendiar nada. Que fui presionada para quemar el papel y que mi intención nunca fue causarle daño a nadie. Ojalá hubiera podido decir algo y que alguien me hubiera escuchado.



On The Ground GR

Son unas series enfocadas a informar sobre el rápido crecimiento comunitario. Estas series resaltarán y celebrarán a las comunidades ubicadas entre la avenida Grandville.

En los siguientes meses, los reporteros de On The Ground GR, estarán tocando a su puerta para conocer a los vecinos y miembros de la comunidad. Nuestro deseo es profundizar más en temas que les interesan a los residentes de estas comunidades. Ya sea para celebrar la diversidad, así como fortalecer esta área. Estaremos en las calles escuchando todos sus comentarios, opiniones y aportaciones, y no sólo eso, queremos reconocer la unidad de la comunidad, el espíritu de positivismo y su vitalidad.

Usted nos puede encontrar On The Ground GR´s work vía twitter (#OnTheGroundGR @rapidgrowthmedia), Facebook e Instagram. Para comunicarse con la editora de On The Ground GR, Michelle Jokisch Polo, (lea acerca de Michelle aqui), usted puede enviar un email a michellejokisch@gmail.com y seguir en Facebook e Instagram.

On The Ground GR es auspiciado por The Frey Foundation, The Grand Rapids Community Foundation y la Steelcase Foundation una organizaciónes

Fotografía por Dreams by Bella.

Signup for Email Alerts
Signup for Email Alerts