Las mujeres veteranas locales promueven el cambio en los negocios

To read this article in English, click here.
Cuando te imaginas el aspecto de un emprendedor, pueden surgir imágenes de un joven ex miembro de la liga universitaria o de un hombre blanco de mediana edad acomodado. Pero en el ámbito de las nuevas empresas, un grupo demográfico ha superado a todas las demás contrapartes: las mujeres veteranas. Según el National Women's Business Council, el número de negocios de mujeres veteranas aumentó en un 294.7 por ciento entre 2007 y 2012. En comparación, el número de negocios de mujeres no veteranas aumentó solo un 23.4 por ciento durante el mismo período de cinco años.
 
A pesar de que los negocios propiedad de mujeres veteranas han estado ganando impulso en los últimos años, los desafíos aún persisten dentro de esta comunidad. "Ser una mujer empresaria veterana es como tener tres ataques contra ti antes de que incluso cruces la puerta," dice Jill Wolfe, cofundadora de GO Scavenger Hunts, una empresa que organiza la creación de equipos en forma de búsqueda del tesoro. Además de pasar 14 meses en Corea, Wolfe se desempeñó como soldado enlistada en los servicios de inteligencia y comunicaciones desde 1995 hasta 1998.

Para Wolfe, estas tres identidades, de ser una mujer, una veterana y una emprendedora, no solo tienen sus propios estereotipos, sino que a menudo trabajan una contra la otra. “Las mujeres no son criadas para abogar por sí mismas o hablar sobre cómo tienen soluciones a los problemas del mundo real, mucho menos venderse a los demás. A los veteranos se les enseña a seguir órdenes, seguir un proceso predeterminado que fue diseñado específicamente para que cualquiera pueda hacerlo, y no desviarse de lo que nuestros comandantes nos piden. Todas esas cosas son exactamente lo contrario de lo que necesitas para ser un emprendedor exitoso,” dice Wolfe.
 
Aunque muchos veteranos tenían roles y responsabilidades de liderazgo vitales cuando estaban en servicio activo, como mandar un barco o brigada, al regresar a casa encontrar trabajo les resulta problemático. En el 2018, el Departamento de Trabajo de EE. UU. informó un aumento del 3 por ciento en la tasa general de desempleo de las mujeres veteranas, mientras que la tasa de desempleo de los veteranos (hombres) no registró un cambio significativo

Incluso si las veteranas encuentran trabajo en la comunidad, en comparación con sus roles anteriores mientras servían, muchos de esos trabajos sueles ser mediocres e insatisfactorios. "Es difícil transferir esas habilidades militares a habilidades civiles. Lo que sucede muchas veces es que las militares terminan subempleadas y mal pagadas, a pesar de que tienen grandes habilidades que ofrecer," dice Des Nelson, una veterana de la Marina de los Estados Unidos de nueve años de servicio y fundadora de Des Nelson Consulting.
 
Según Nelson, las veteranas son una de las mejores características demográficas para convertirse en propietarias de pequeñas empresas porque están arraigados en la estructura y preservan una ética de trabajo duro. "Tenemos la disciplina inculcada en nosotras," dice Nelson. "Hay una idea errónea de que si somos directos, no somos amables. Pero eso no es cierto en absoluto. Hacemos el trabajo."
 
Cuando se agregan otros datos demográficos además de ser una mujer y una veterana, las suposiciones pueden tener un costo aún mayor al interactuar con posibles socios comerciales y clientes. La Doctora Kennedy Barrington es una veterana de la Marina de los EE. UU. de 10 años de servicio y fundadora de 100 Shades of disABILITIES L3C, que tiene como objetivo desmantelar el capacidad legislativa y económica a través de la educación y la colaboración comunitaria. Ella dice que las reuniones preliminares siempre se basan en percepciones visuales, lo que a su vez la obliga a abogar por sí misma y usar sus palabras para explicar todo el trabajo que ha realizado dentro de la comunidad.
 
"Las personas hacen demasiadas suposiciones sobre las personas con discapacidad y las personas de color y ni siquiera consideran el hecho de que yo, o cualquier otra persona, he servido a mi país. Si bien la evaluación inicial es negativa, al final, puede ser una experiencia más positiva ser afroamericano, ser veterano, ser mujer y ser una persona con discapacidad, porque esos cuatro aspectos supuestamente negativos terminan matemáticamente dando resultados positivos. Me han convertido en un unicornio y hace que las personas quieran trabajar juntas para crear conciencia sobre la diversidad, la equidad y la inclusión,” dice Barrington.
 
Crear una comunidad más receptiva y atenta es el primer paso para implementar el cambio y proporcionar más oportunidades y recursos a los empresarios que son pasados por alto, según Kamethia Wilson, una suboficial de segunda clase de la Marina de los EE. UU. y bombero en la Operación Libertad Duradera y que estuvo a un total de ocho giras en 13 años. Ahora está preparándose para lanzar en el 2020 su propio negocio, Knockout Health and Wellness.

"El problema definitivamente está ahí afuera, pero mucha gente dirá, '¡Oh, guau! Ni siquiera sabíamos sobre este problema en la comunidad,'" dice Wilson. "La comunidad necesita saber qué hay a su alrededor, y tenemos que ampliar un poco los límites para que las personas puedan entender cómo manejar las cosas y hacer cambios para proporcionar más recursos."

Organizaciones, como el Laboratorio de emprendedores veteranos de Michigan (MVE-Lab), Grand Rapids Opportunities for Women (GROW), la Cámara regional de comercio LGBT de Detroit, la Coalición de veteranos de West Michigan, y los Servicios de veteranos del condado de Kent, proporcionaron a estas cuatro mujeres veteranas empresarias recursos y enfoques inclusivos que las están ayudando a tener éxito.

"Para una mujer veterana, una mujer de color e incluso una persona con discapacidad, el MVE-Lab y GROW ofrecen mas acomodables servicios para guiarla a través de los desafíos que enfrentará un nivel más personal que algunos de los otros programas nuevos donde puedes hacer una tienda emergente o vender sus lanzamientos para obtener miles de dólares. Hay una tonelada de esos programas de micro-tipos, pero si necesita más mano a mano, MVE-Lab y GROW son definitivamente algunos de los mejores recursos que he encontrado," dice Barrington.

Aquellos que son familiares y amigos de una mujer empresaria veterana también expresa su apoyo. “Decirles a diario que confían en que tendrán éxito, que creen que ellas pueden administrar un negocio rentable porque tienen lo que se necesita.¿Pero sabes qué? Nadie más les está diciendo eso. De hecho, a menudo escuchan lo contrario, especialmente de sus propias cabezas,” dice Wolfe.

Fotos por Chantal Pasag de Pasagraphy.

Building Bridges es una serie centrada en la comunidad empresarial diversa dentro de la región del oeste de Michigan. Durante año, la serie destacará las personas con capacidad de encontrar soluciones a los más a situaciones complejas, así como a los creadores de cambios que se reflejan positivamente en el crecimiento de la economía y el ecosistema regional. Building Bridges, cuenta con el apoyo de Grand Rapids Opportunities for Women (GROW).

Acerca de Megan Sarnacki: Megan Sarnacki es una escritora independiente con pasión por la justicia social, los asuntos interculturales, el bienestar y las artes. Cuando no está escribiendo, puede encontrarla trabajando como camarógrafa, editora y productora para WGVU Public Media.

¡Puede contactar al editor de esta serie, Leandra Nisbet, en [email protected]!
Signup for Email Alerts